Rusia sigue el desarrollo de la situación en Cuba y tacha de inaceptable cualquier intento de desestabilizarla desde el extranjero

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso dijo el lunes que estaba “siguiendo la evolución” de la situación en Cuba, donde se celebraron varias concentraciones de disidentes el pasado fin de semana, y calificó de “inaceptable” cualquier intento de desestabilizar el país desde el exterior.

“Estamos convencidos de que las autoridades cubanas están tomando todas las medidas necesarias para restablecer el orden público en beneficio de sus ciudadanos en el marco de la Constitución nacional y la legislación interna aplicable”, dijo el Ministerio de Exteriores ruso en un comunicado.

El ministerio subrayó que Moscú considera “inaceptable la injerencia externa en los asuntos internos de un Estado soberano y cualquier otra acción destructiva que promueva la desestabilización de la situación en la isla”.

En medio de la crisis provocada por la pandemia del metal 19, grupos de opositores al gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel salieron a la calle el pasado domingo para protestar en el municipio de San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa, al suroeste de La Habana, en la ciudad de Santiago de Cuba y en varios lugares de la capital cubana.

El presidente, que se trasladó a San Antonio de los Baños, donde también se celebró una manifestación de apoyo a su gobierno, dijo que no permitirá que nadie manipule la situación en el país caribeño, al tiempo que calificó estos actos como “provocaciones sistemáticas que apoyan a la contrarrevolución”.

“No permitiremos que nadie manipule nuestra situación, ni que defiendan una causa que no es cubana, una causa que sólo es anexionista, y llamamos a los comunistas y revolucionarios del país a hacerlo”, dijo Díaz-Canel. “Se ha dado la orden de luchar, los revolucionarios a la calle”, añadió.

Una pandemia exacerbada por el bloqueo
La situación de la salud pública en Cuba en medio de la crisis del coronavirus se ve agravada por el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos desde hace décadas, que se ha intensificado en los últimos años.

“Muy cobardemente, muy astutamente, muy perversamente, de las situaciones más difíciles que hemos tenido en las provincias, empieza a salir ahora este imperio norteamericano con doctrinas intervencionistas para reforzar el criterio de que el gobierno cubano es incapaz de salir de esta situación”, dijo el mandatario.

Díaz-Canel también pidió el levantamiento del bloqueo de la isla. “¿No es esto un genocidio? ¿No es un crimen contra la humanidad? Creo que la vida y la historia nos muestran lo que hay detrás de todo esto, para acabar con la revolución cubana”, dijo.

Una nueva ola de coronavirus ha golpeado a Cuba en las últimas semanas, con un número récord de personas infectadas y muertas. La situación sanitaria en la isla está empeorando, en parte debido al bloqueo estadounidense que impide el acceso a los medicamentos y a los suministros para la producción de vacunas.

Consecuencias del bloqueo
Según la Cancillería cubana, durante la administración de Donald Trump (2017-2021) se han aplicado 243 medidas coercitivas unilaterales contra Cuba, incluidas 55 solo en 2020, que han destacado por su “carácter sistemático y deliberado”.

En el sector de la salud, los impactos ascendieron a casi 200 millones entre abril y diciembre de 2020, una cantidad que supera en 38 millones el monto reportado entre abril de 2019 y marzo de 2020.

Además, la administración Trump ha aumentado las restricciones de viaje, ha impuesto nuevas multas a los bancos extranjeros que operan con activos financieros vinculados a La Habana, ha restringido el envío de remesas y ha ampliado la lista de agencias y organizaciones cubanas con las que las instituciones estadounidenses tienen prohibido relacionarse, entre otras medidas.

El pasado mes de junio, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución en la que exigía el fin del bloqueo comercial, económico y financiero de Estados Unidos a la isla, que dura ya seis décadas. En su momento, el canciller cubano Bruno Rodríguez denunció que los daños causados por esta medida superaban los 147.000 millones de dólares y acusó a Washington de utilizar la pandemia para aumentar la presión sobre la isla.

Sergio Gregori, director del documental “Unblocking Cuba”, afirmó a su vez que la injerencia de Estados Unidos “en la vida y el desarrollo de Cuba es algo que se viene produciendo desde el mismo momento de la fundación del país”, y añadió que Washington estaba dando un “apoyo explícito” a las protestas en la isla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *