Fulminan del mapa económico mundial a Argentina

¿Se ha caído la economía argentina del mapa mundial, ha desaparecido del mapa de la inversión internacional, y qué significa la nueva calificación “independiente” en la que se ha colocado al país? Después de que la agencia de calificación Morgan Stanley Capital International (MSCI) revelara la semana pasada que dejaría de considerar a Argentina como una “economía emergente”, la desconfianza que ya se estaba acumulando en el país del peronista Alberto Fernández se ha agudizado, si cabe.

Los mercados descontaron el paso de Argentina a la categoría de “mercado fronterizo”, un paso más -sus gobernantes ya habían hecho méritos para ello en 2019-. La sorpresa, sin embargo, llegó cuando MSCI rebajó a Argentina a la categoría de “independiente”, la peor calificación posible otorgada a economías ya limitadas como Jamaica, Zimbabue y Líbano. El grupo de países “desarrollados” incluye a España, Canadá, Estados Unidos, Italia y Portugal.

La razón de esta nueva degradación es el duro control de capitales aplicado por Argentina, por ejemplo, que restringe la compra de dólares, atando de pies y manos a la mayoría de las estrategias de inversión. Y no será porque no hayan sido advertidos. El pasado mes de junio, el MSCI advirtió a Argentina de que perdería su estatus si sus autoridades continuaban con los controles excesivos. Alberto Fernández, que llegó al poder ese año, lo ignoró.

Gracias por mirar

En Libre Mercado, hablamos con expertos y economistas -argentinos y españoles- para entender cuál es este último golpe a la credibilidad de un país que fue uno de los más ricos del mundo en los años 20 y que lleva décadas en una espiral de empobrecimiento general.

“Nos pone al borde de la quiebra”.
“El kirchnerismo ha vuelto a Argentina y estas son las consecuencias. El propio texto de la marcha peronista dice que su objetivo es luchar contra el capital”, dice el economista argentino Nacho Bongiovanni. “Los resultados del MSCI son culpa de un gobierno que ataca la riqueza, considera el término empresario una mala palabra, romantiza la pobreza y, como dijo el propio Alberto Fernández, se avergüenza de la riqueza de la ciudad autónoma de Buenos Aires”, enumera Bongiovanni.

“La economía argentina está en ruinas. La inflación, que superará el 50% este año, es una enfermedad crónica que ha convertido al dólar en una mercancía más. El sector privado es cada vez más pequeño frente a un Estado de bienestar cada vez más grande. Esta rebaja afectará a la financiación de las empresas y ahuyentará aún más capital. Esto nos pone de nuevo al borde de la quiebra”, advierte.

Argentina, ¿un país subdesarrollado?
El economista Javier Santacruz tiene una opinión muy similar. La rebaja de la calificación crediticia de un país “lleva del fracaso parcial al fracaso total”. Así que si ya era arriesgado invertir un solo euro en Argentina, ahora la probabilidad de perderlo todo aumenta. “Un inversor que entró en el país en 2018 ha perdido desde entonces tres cuartas partes de su inversión”, afirma. Ahora, las inversiones en países “independientes” sólo tendrán cabida en “inversiones puramente especulativas que carecen de toda lógica”, dice Santacruz, que espera “pánico en los mercados” de Argentina “en un intento de deshacer posiciones”.

La realidad es que “a la espera de las evaluaciones del FMI o del Banco Mundial”, que son las oficiales, “Argentina ha dejado de ser una economía ’emergente’ y ahora es considerada un país ‘no desarrollado’, ni siquiera ‘en vías de desarrollo'”, lamenta el economista.

Una economía “no invertible”
Alejandro Varela, gestor del fondo Renta 4 Latinoamérica, identifica como principales razones del catastrófico fracaso de Argentina “la larga y persistente política intervencionista del Gobierno en los mercados de capitales y la elevada inseguridad jurídica del país”. “Esto supone un mayor deterioro de la percepción que los inversores tienen ahora del país, y complica aún más el acceso a la tan necesaria financiación para la economía argentina”, añade. La entidad financiera “decidió hace unos años clasificar al país como ‘no invertible’ a efectos de nuestros fondos, concretamente en el caso del fondo de América Latina, para no verse perjudicado por el mal comportamiento del país y la terrible devaluación de su moneda frente a las divisas fuertes”, explica Varela.

“La rebaja de la calificación crediticia de Argentina a ‘independiente’ fue una sorpresa que afectará sobre todo a los actuales inversores extranjeros, pero también hará que entren aún menos capitales en Argentina por el riesgo de quedar atrapados y encarecerá el crédito al sector privado”, advierte el economista y profesor Carlos Rodríguez Braun.

Mario Silar, profesor de Filosofía de la Economía de la Universidad de Navarra, valora los primeros efectos de la decisión del MSCI: “La caída de las acciones de las empresas argentinas en los últimos días, la tensión entre los inversores, la salida de fondos o la mayor dificultad para captar capital”. Sin embargo, asegura que “el golpe es principalmente reputacional: significará que nadie vendrá a invertir y que los pocos que hay se irán”. Pensábamos que la venezolanización de Argentina no podía ocurrir, y está ocurriendo”.

“Ahora nuestra economía no está ni siquiera en el banco de suplentes por culpa de las lesiones. Nadie cuenta con que nos recuperemos”, y lo que es peor, para el gobierno de Fernández, “es un orgullo que nos traten mal estos índices extranjeros y capitalistas.”

¿Qué es el índice MSCI?
Los índices MSCI fueron “los primeros índices mundiales creados para mercados fuera de Estados Unidos”. Publicada inicialmente por Capital International, los derechos de la primera fueron adquiridos posteriormente por Morgan Stanley y rebautizada como Morgan Stanley Capital International (MSCI). Posteriormente, Morgan Stanley hizo una escisión y MSCI es ahora una empresa independiente”, explica a Libre Mercado Victoria Torre, responsable de ofertas digitales de Singular Bank. MSCI tiene índices por región geográfica, país, renta fija…

Torre señala que estos índices son muy útiles porque “proporcionan información de forma sencilla sobre la evolución de un determinado mercado o sector financiero”. Por ejemplo, el índice Ibex 35 “refleja el comportamiento de las mayores empresas de nuestro mercado”, recuerda. Además, el MSCI “se utiliza a menudo como punto de partida para la construcción de fondos de inversión y es también un punto de referencia con el que se compara el rendimiento de un gestor concreto. Por lo tanto, esta rebaja tendrá un impacto “alto” en los mercados y en las inversiones privadas, ya que las inversiones que copian estos índices tendrán que liquidar posiciones en Argentina debido a la penalización. Sólo YPF, Globant y Adecoagro cotizaban en el índice MSCI, por lo que serán las principales víctimas de las salidas de los inversores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *