La aparición de un coronavirus en una macro durante un viaje a Mallorca a finales de año hace saltar la alarma. El virólogo insiste en la necesidad de observar las precauciones, la distancia y la máscara para protegerse de las infecciones de los espacios cerrados.

Feliz, pero cauteloso. Así, este sábado los valencianos han iniciado una nueva fase de desescalada, que ha comenzado con la flexibilización del uso de mascarillas en los espacios públicos. A pesar de la nueva libertad, muchos ciudadanos prefirieron seguir protegiéndose y no utilizar la máscara. Además, una de las imágenes más recurrentes era la de las máscaras en la muñeca, en la barbilla o simplemente colgando de la oreja. Muy útil a la hora de subir a un autobús, entrar en una tienda o relacionarse con otras personas.

El lunes comenzará una nueva prueba para volver a la normalidad tras el parón del fin de semana. De vuelta al trabajo o a los exámenes, de vuelta a las calles concurridas y al transporte público abarrotado en mitad de la semana. Hay certezas pero también dudas sobre el uso de la máscara, sobre cuándo y dónde es o no obligatoria.

En general, las máscaras ya no son obligatorias en el exterior si se está a una distancia inferior a 1,5 metros o si se camina con personas que conviven. Sin embargo, las máscaras seguirán siendo obligatorias en los eventos masivos celebrados al aire libre y en posición de pie, pero no en posición sentada, donde se garantiza una distancia de 1,5 metros. También serán obligatorias en los espacios cerrados de uso público y en los transportes públicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *