Vuelven las bodas, los bailes y los besos. Muchos hoteleros miran el futuro con optimismo, ya que en los próximos meses se celebrarán ceremonias canceladas por covid, mientras nos despedimos del pandemónium. El fin de las mascarillas es el primer paso para que muchos profesionales cuyo negocio quedó en el aire en 2020 vuelvan a respirar.
PUBLICIDAD

En El Manjar de Talamanca ha vuelto la elegancia de las ceremonias y la calidez de las celebraciones. Con mucho trabajo y esperanza, el equipo de esta granja de bodas se prepara para recuperarse de las pérdidas de los últimos meses. El pasado sábado 26 fue el primer día en que los invitados y los recién casados pudieron quitarse las máscaras en las ocasiones permitidas. Hubo muchas sonrisas, pero siempre desde una distancia segura.
Sonrisas para el primer fin de semana sin máscaras
El novio de una de las bodas celebradas este fin de semana, Juan Carlos, de 36 años, dice que para él y su mujer “es mucho más cómodo casarse sin mascarilla”, pero que “es una responsabilidad que entre nuestros invitados pueda haber algún infectado sin saberlo, y por nuestra culpa un camarero pueda enfermar.”
Foto: Mercedes y Luis brindan tras su boda en los Jardines de Cecilio Rodríguez dentro del Retiro.
Una boda en medio de una pandemia sin familia ni luna de miel: “Hicimos una paella”.
Paloma Esteban

La novia de otra boda, Rocío, de 29 años, dice que le hizo mucha ilusión alargar la celebración una hora más -hasta las 3 de la madrugada-, así como el fin de las máscaras. Esto último tanto por comodidad como por efectos más prácticos en el día más importante de su vida: “Imagínate todo el maquillaje bajando todo el tiempo con la máscara”, dice riendo. Por supuesto, le preocupa que las normas se cumplan siempre a rajatabla, porque “no hay que dejar de ser responsables”, aunque sólo sea porque “hay personas que aún no están vacunadas y corren más riesgo”. Los invitados y los novios están, por supuesto, encantados con las nuevas restricciones. Marcos, de 23 años, cree que “ya era hora después de tanto tiempo, además es un día para celebrarlo bien y sin la máscara es mejor”. Hay quienes están muy cansados de las reglas después de 15 meses de pandemónium, por lo que admite que ha estado sin máscara “siempre que he podido” pero “he intentado mantener las distancias”.

Luci, de 76 años, dice que se siente más segura en eventos como éste que hace unos meses porque ahora está vacunada. Aun así, intenta tener cuidado de no convertirse en un agente de la enfermedad para aquellos que todavía no han recibido la vacuna. “Tengo cuidado y mantengo una distancia de seguridad”, dice.

Los hoteleros, víctimas colaterales de la pandemia

Yolanda Ortega, propietaria de El Manjar de Talamanca, explica que hasta 2019 tenían una media de 115 a 130 bodas al año, pero las celebradas en el último año y medio “ni siquiera han superado esa cifra.” Explica que “esto es lo que nos dicen muchos novios que han cancelado su boda, que prefieren posponerla hasta el año que viene o cuando se acaben los arreglos. Es un día que todo el mundo quiere disfrutar, y al final no tienes tanto tiempo para ello. Con la máscara, el horario y todas las restricciones, es complicado. Estábamos agotados, pero si tuviera que casarme, me lo pensaría”.

En los primeros meses de 2020, los últimos antes de la pandemia, se casaron en España 28.327 parejas, un 60% menos que el año anterior, según la Oficina Nacional de Estadística. En 2020 fueron 28.000 y en 2019 fueron 72.000. El menor número de matrimonios se contrajo en abril, con sólo 286. Toda boda conlleva una celebración que incluye el alquiler del local, el catering, la música, etc. Y no sólo se trata de matrimonios, sino también de bautizos, comuniones o aniversarios. 2020 fue un año en el que casi no se celebraron ceremonias, y las pocas que se celebraron tuvieron lugar bajo las más estrictas medidas de seguridad. Según la Asociación de Profesionales de la Boda en España, el año pasado se produjeron unas pérdidas de aproximadamente 4.200 millones de euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *