Desde marzo de 2020, cuando la mascarilla pasó a ser obligatoria para todas las comunidades autónomas, este accesorio ya forma parte de nuestra indumentaria. Aunque su uso está actualmente restringido al ámbito interno, se espera que para el próximo año la máscara se mantenga en la sociedad española.

Así lo aseguraron los fabricantes de equipos de protección médica en el seno de la Asociación Española de Fabricantes de Mascarillas, Batas y Equipos de Protección Individual, OEsp, que afirmaron el miércoles en un comunicado que la producción y el mercado de mascarillas se mantendrán en un nivel alto el próximo año.

La OEsp predice que el uso del producto continuará como una forma de “protección” y “seguridad” en diferentes áreas de la población, y que se utilizará no sólo para proteger contra el Covid-19, sino también para proteger contra otras enfermedades transmitidas por el aire.

“LA MÁSCARA SEGUIRÁ SIENDO INDISPENSABLE”.

En el mismo comunicado, el vicepresidente de la OEsp, Jorge Lázaro, confirmó que “el uso de la mascarilla seguirá siendo necesario en muchas situaciones, como en espacios confinados, para garantizar la seguridad”. Lázaro añadió que “la eliminación total del uso de mascarillas podría suponer un grave riesgo, ya que no todas las personas están totalmente vacunadas”.

Asimismo, el virólogo Iván Sanz, en declaraciones a la Cadena Ser, subrayó que “la gente se ha dado cuenta” de que esta herramienta preventiva se puede utilizar “en determinados momentos”. “Tal vez no al aire libre, pero sí en el caso de entrar en espacios cerrados donde hay grandes multitudes y durante las epidemias de gripe”, dijo Sanz.

10% DE AUMENTO

Por otro lado, la OEsp también habló de la producción de mascarillas en España, que se espera que aumente un 10% para 2022. En este sentido, las 17 empresas que integran la asociación declararon que “tienen una capacidad de producción de más de 160 millones de mascarillas al mes, lo que les permite asegurar el abastecimiento nacional”.

Aunque la obligación de usar mascarillas en el exterior se suprimió a principios de verano, “el ritmo de ventas se ha mantenido constante”, explica Lázaro. Por ello, “estamos convencidos de que la demanda de mascarillas y su uso seguirá siendo alta en el próximo año, como lo ha sido hasta ahora, especialmente en sectores que habitualmente requieren su uso, como las escuelas y las oficinas”.

MENOS GRIPE

A pesar de la importancia de la mascarilla en la prevención y protección de la infección por Covid-19, no es el único virus contra el que se utiliza. Desde que se exige su uso por ley, las tasas de infección por otras patologías como la gripe también han disminuido.

Según datos del Boletín Epidemiológico, el número de casos de gripe ha bajado de más de 284 por cada 100.000 habitantes en la sexta semana de 2020 a sólo 0,7 en el mismo periodo de 2021, por lo que el uso de mascarillas, la distancia social y el aumento de la higiene de manos han propiciado una menor transmisión de este virus.

“Desde que nos preocupamos por el metalloide, hemos tomado una serie de medidas preventivas contra las enfermedades respiratorias que han reducido la incidencia de la gripe”, explicó el médico Lorenzo Arracó en una entrevista con el diario El Heraldo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *